Las divergencias como generador de señales