Gestión del dinero y la posición

Operar a corto plazo ayuda a mantener el riesgo controlado pero no genera las suficientes ganancias. Pero por otro lado, las grandes tendencias tardan en desarrollarse. Además, por desgracia, el trading a largo plazo es demasiado arriesgado debido a la incertidumbre del futuro. En este artículo, vamos a explorar si se debe operar para realizar ganancias a corto plazo o a largo plazo. Para ello usaremos las técnicas de gestión de posiciones que ya publicamos en nuestros 2 primeros artículos de la serie, los artículos llamados “lo mejor de ambos mundos”, Parte 1 y 2.

Un futuro incierto

En la presentación, el autor muestra la cláusula legal obligatoria sobre los riesgos de la negociación “que se repite” hasta la extenuación. Luego lo resume diciendo: “Todas las predicciones pueden cambiar a futuro ya que varían en función de múltiples elementos que pueden suceder entre el ahora y el entonces.” Al igual que predecir el tiempo, sólo son viables las previsiones a corto plazo al igual que cuando se trata de los mercados. Cuanto más alejadas en el tiempo se realizan las previsiones, más difícil será hacerlas bien.

A sabiendas de que el futuro es incierto, podemos concluir que el trading a corto plazo tiene sus ventajas, tales como una mayor precisión en las predicciones y un menor riesgo. Por desgracia, también tiene sus desventajas. La mayor desventaja es que las ganancias están limitadas por la exposición tan breve al mercado. Las grandes tendencias tardan en desarrollarse. Además, todavía podría ocurrir algún evento malo incluso durante dicho plazo tan corto. Y, como saben todos los operadores con experiencia, si puede ocurrir, finalmente ocurrirá. Esa es una de las pocas cosas que se pueden garantizar.

La precisión es buena, ¿verdad?

Una metodología de negociación ideal debe permitir riesgos limitados y ganancias ilimitadas. Los sistemas de alta precisión a más corto plazo lo suelen hacer bastante bien hasta que 1 o 2 operaciones malas barren la mayoría, si no todas las ganancias (… o más). Podría deberse a algo importante y obvio, como un ataque terrorista o un fallo electrónico que se lleva todo por delante. Incluso podría ser causado por un solo individuo, como un profesional deshonesto, una acción ilegal o inmoral de un director general, o una observación fuera de lugar del funcionario de turno del gobierno. Francamente, estas cosas pasan. Como dijo una vez el psicólogo de trading Mark Douglas: “Sólo necesitas a un idiota para arruinar una operación perfecta”. ¡Bien dicho Mark!

Dónde está el dinero, y el riesgo

Una vez más, el dinero real está en los movimientos a largo plazo. Por desgracia, la naturaleza incierta de las previsiones a largo plazo hace que el trading a largo plazo sea demasiado arriesgado. Incluso si la tendencia a largo plazo no continúa después de entrar en una posición, el mercado seguirá siendo propenso a correcciones más profundas a través del tiempo. Por lo tanto, se deben usar límites de pérdidas más amplios para sobrellevar estas correcciones. Cuanto más quiera aguantar la operación más amplio debe ser su límite de pérdidas para compensar la creciente incertidumbre. La Figura 1 muestra la distancia del límite de pérdidas en función del tiempo que quiera mantener la posición. La combinación de amplios límites de pérdidas con una baja precisión es una receta para sufrir grandes rachas de pérdidas.

Se han escrito muchos libros sobre seguidores de tendencias de largo plazo famosos que acumularon grandes sumas de dinero. Pero lo que a menudo no se cuenta en dichas historias es que muchos de ellos posteriormente revientan sus cuentas y sus vidas.

El dilema

Si el trading a largo plazo da oportunidades mayores, pero se arriesga demasiado y el trading a corto plazo tiene riesgos más pequeños, pero no produce lo suficiente, ¿qué debe hacer el trader? Simple, no es una decisión mutuamente excluyente. ¿Por qué no operar para conseguir ganancias a corto plazo, pero además intentar quedarnos con una parte de la posición, siempre y cuando el mercado se mueve a nuestro favor? Esto le permitirá tenerlo todo.

Una metodología de negociación ideal debe permitir riesgos limitados y ganancias ilimitadas. Clic para tuitear

Antes de profundizar en este enfoque híbrido que propone el autor mediante la gestión del dinero y la gestión de la posición, es importante entender los conceptos básicos de la metodología. En esencia, al autor le gusta operar los retrocesos a la dirección de la tendencia emergente o establecida. En otras palabras, opera retrocesos; si desea obtener más información de cómo hacerlo vea nuestros artículos anteriores sobre este tema y sobre los patrones de retrocesos específicos como la tendencia Knockout (TKO).

Como toda operación, no importa lo bien que se haya pensado su potencial de convertirse en una pérdida de trading, hay que usar los límites de pérdidas en todas las operaciones. Si la posición funciona se tomarán ganancias parciales y a continuación se moverá el límite de pérdidas a favor del movimiento. Desglosemos aún más este tema.

Ajuste del límite de pérdidas inicial

El autor se pregunta a menudo dónde, precisamente, se debe colocar el límite de pérdidas. Desafortunadamente, cuando se trata del trading, no hay un lugar exacto. Idealmente, debería estar lo suficientemente lejos como para soportar la volatilidad adversa a corto plazo en el caso en el que la tendencia se reanude, pero no muy lejos para el caso en el que no se reanude.

Obviamente, “suficientemente lejos” y “demasiado lejos” son expresiones arbitrarias, pero no tiene porqué ser demasiado complejo. En primer lugar observe donde se ha movido recientemente el mercado. Si una acción está rebotando alrededor de 5 a 6 puntos en un día entonces el límite de pérdidas se debe colocar dentro del rango de volatilidad típico, pero es probable que se toque con tal solo el ruido. Hay metodologías populares que sugieren la colocación de los límites de pérdidas de todas las posiciones a la misma distancia. Lo cual equivale a decir que todos debemos vestirnos con un tamaño medio de camisa, algo que el autor no ha hecho desde que tenía 9 años de edad.

La colocación de los límites de pérdidas es un arte y no una ciencia. Los indicadores como el rango medio verdadero, la volatilidad histórica y otra serie de ellos pueden ayudar a medir a qué distancia de la entrada debe estar estadísticamente el límite de pérdidas.

Nos pueden ayudar pero como los mercados no se distribuyen normalmente (es decir, no se adhieren estrictamente a las estadísticas) usted todavía va a tener que enjuiciar dónde colocar el límite de pérdidas. La buena noticia es que con un poco de experiencia, usted debería ser capaz de simplemente “analizar con la vista” al mercado y establecer en consecuencia su límite de pérdidas.

Obviamente, existen unas reglas de facto para los límites de pérdidas pero que pueden ser demasiado difusas. El sentido común es su mejor aliado. Una vez detecta una tendencia establecida y ve que la acción continúa retrocediendo ¿en qué momento de la tendencia podría probablemente fracasar debido a un posible cambio de tendencia? Si el retroceso se dio después de la ruptura del soporte y la acción se aleja más de la base, es muy posible que la ruptura sea falsa. Para las tendencias emergentes (por ejemplo, nuevas tendencias alcistas lejos de los principales mínimos), si la acción vuelve a retroceder y se hacen nuevos mínimos entonces la tendencia ya no es una tendencia emergente.

Una vez más, no complique más las cosas y use el sentido común. Si el precio está tocando demasiadas veces sus límites de pérdidas probablemente estén demasiado ajustados. El autor ha ayudado a muchos traders a atrapar más tendencias y a aumentar su éxito simplemente sugiriendo que relajen sus límites de pérdidas; justo lo contrario de lo que se predica universalmente. Como nota al margen, si relaja sus límites de pérdidas y todavía se tocan con frecuencia, entonces es posible que tenga que centrarse más en la selección de sus valores. Véase el artículo del autor en las anteriores ediciones “El 1×1 de Stock Picking” y manténgase al tanto de los próximos artículos de esta serie que hablarán de una adecuada selección de valores. Si una buena defensa es de vital importancia, a veces un buen ataque es la mejor defensa.

Tome beneficios parciales

A medida que la posición se mueva en nuestro favor, el límite de pérdidas se moverá con ella. Se tomarán beneficios parciales a mitad del recorrido cuando llegue al objetivo inicial de beneficios. Esto se establece en el momento que definimos el límite de pérdidas inicial. Por ejemplo, en el supuesto de que la posición requiera un límite de pérdidas de 5 puntos, a continuación, saldremos de la mitad de la posición cuando las ganancias lleguen a los 5 puntos.

Tomar ganancias con un ratio de 1 a 1 respecto al riesgo, tiende a llamar la atención de los desarrolladores de sistemas. En la superficie, nos sugiere una expectativa negativa. En términos sencillos, significa que el sistema no gana más de lo que pierde (que obviamente es una receta para el desastre). La buena noticia es que la segunda mitad de la posición tiene el potencial de obtener ganancias ilimitadas.

El objetivo es quedarse con el resto de la posición durante semanas, meses y esperar incluso años para ganar así de esta manera muchas veces el riesgo inicial. Así, se compensa la expectativa negativa anteriormente mencionada. Metafóricamente, usted se está cambiando el sombrero del trader por el de inversor (seguidor de tendencia).

La salsa secreta

Entonces, ¿cómo hacer la transición de trader de corto plazo a seguidor de tendencia a largo plazo? Simple, después de tomar ganancias parciales deje que su límite de pérdidas se relaje lentamente. Así cuando el resto de la posición se mueva más y más en su favor, no tendrá a menudo que hacer nada. Salvo durante los huecos de la noche, lo peor que le puede ocurrir en general con este trading es que tenga una pequeña ganancia.

Aquí es donde comienza la parte divertida. Su objetivo ahora es capear la tendencia durante el tiempo que dure. Esto puede durar días, semanas e incluso años. Lo cual es en realidad bastante simple. Sólo ajuste los límites de pérdidas cuando la acción llegue de nuevo a un máximo significativo. Por ejemplo, suponiendo que una acción de $ 30 cierra $ 0,50 más alto. Al dejar el límite de pérdidas deslizante donde está, ha ampliado de manera efectiva su límite de pérdidas en 50 centavos. El autor lo ha denominado “mantener el cambio.” En nuevos máximos significativos de cierre, el límite de pérdidas se moverá entonces más alto, pero menos de la base 1 a 1. Supongamos que una acción de $ 30 cierra $ 3 más alto, usted entonces moverá el límite de pérdidas a $ 2 ampliando así su límite de pérdidas en $ 1.

Una vez que el límite de pérdidas es lo suficientemente amplio como para capear las correcciones a largo plazo o en áreas principales de soportes (como el punto C en la Figura 2), se puede entonces reanudar arrastrando el límite de pérdidas más de la relación 1 a 1.

Tener sólo buenos problemas

Todas las operaciones, incluso las ganadoras, con el tiempo terminan mal. Piénselo. Usted va a tener que renunciar a algunos beneficios cuando la corrección se convierta en un cambio de tendencia. Al igual que la muerte y los impuestos, son inevitables. La buena noticia es que si usted ha estado subido a la tendencia durante mucho tiempo, la ganancia “neta” del trading será sustancial, a pesar de que al final tuviese que renunciar a algunas de esas ganancias.

Psicológicamente, renunciar a las ganancias abiertas puede ser difícil pero le llegará con el tiempo. Usted tiene que tener cuidado de no monetizar mentalmente las ganancias abiertas. Además, muchos piensan que una vez que las ganancias se vuelven bastante grandes, entonces es suficiente. El autor diría todo lo contrario. Nunca es suficiente. Si sale cuando está arriba del 50% nunca va a lograr el 100% de la operación. Y, si sale en el 100% nunca va a ganar el 200% y así sucesivamente.

Es cierto que no hay muchas operaciones que se muevan varios cientos por ciento, pero si sale temprano nunca estará durante los días en los que podría conseguirlo. No olvide nunca que el objetivo es continuar con pérdidas limitadas y permitir obtener ganancias potencialmente ilimitadas.

¿Psicología o estadística?

Hablando de psicología, el autor se pregunta si su gestión del dinero es estadística o psicológica. La respuesta fue afirmativa. Es psicológico dado que la toma de ganancias a corto plazo satisface el deseo que tenemos de satisfacción inmediata, especialmente en esta sociedad de microondas en la que vivimos. También es psicológico en que la captura de tendencias a largo plazo alimenta la necesidad de nuestro ego de estar bien y estar en el momento justo a lo grande.

Es estadística desde el punto de vista que las tendencias a largo plazo a menudo no se desarrollan. Al tomar ganancias parciales al menos asegura algunas ganancias de más corto plazo y no a largo plazo. Esto le mantendrá en el juego hasta que las grandes tendencias lleguen. Y, cuando lo hagan, la expectativa negativa mencionada será superada al haberse quedado con el resto de la posición.

El dinero y la gestión de posiciones en acciones

Veamos un ejemplo de gestión de la posición y dinero en la práctica. La posición aún se encuentra abierta mientras escribo este artículo. Catalent (CTLT), oferta pública inicial, se acelera (A) y forma un retroceso (B). Colocamos una entrada (1) por encima del mercado, a $ 25, para asegurarnos que la tendencia se esté reanudando verdaderamente. Una vez dentro, se coloca un límite de pérdidas de protección de 3 puntos (2) en $ 22. Esto nos da un objetivo de ganancias inicial de $ 28 ($ 25 + $ 3). Después de un comienzo lento, la acción comienza a acelerarse y llega al objetivo inicial del beneficio (3). El límite de pérdidas se ajusta agresivamente (4) y luego se traslada al punto de equilibrio en cuanto se alcanza el objetivo inicial de beneficios. A partir de aquí comienza la transición hacia la gestión de posiciones a largo plazo.

Se permite entonces que el límite de pérdidas suba lentamente (5), a menudo sin hacer nada cuando la acción cierra en nuevos máximos. El límite de pérdidas se sube cuando la acción comienza a hacer nuevos máximos de cierre significativos (véase el punto C).

Resumen

Tanto el trading a corto plazo como el de largo plazo tienen sus ventajas y desventajas. La buena noticia es que no tenemos que tomar una decisión que sea mutuamente excluyente. ¿Por qué no operar para obtener beneficios a más corto plazo y además estar dispuesto a quedarse con una parte de la posición para obtener beneficios a largo plazo? Este artículo nos ha presentado una buena manera de hacerlo.

Artículo escrito por David Landry en la edición 2015/11 de TRADERS´ Magazine.