¿Qué necesito para empezar a minar mis propias criptomonedas?

Hoy en día, las criptomonedas, NFT y la tecnología blockchain están ganando más terreno en la economía, pero muy pocas personas saben dónde se producen o a qué se refieren ciertos conceptos como la minería de criptomonedas.

¿Qué es la minería de criptomonedas?

Existen numerosas criptomonedas y su característica principal es que difieren en sus protocolos de minería. En nuestro caso nos centraremos en bitcoin, y en este segmento, discutiremos más específicamente la minería de bitcoin.

La criptominería pone en circulación nuevas monedas y verifica las transacciones en curso. Utiliza criptografía para comprobar la falsificación y la adquisición de duplicados.

Para entender la minería, primero, tendremos que saber cómo funciona blockchain.

Suponga que está usando bitcoin para comprar vajillas en Overstock.

¿Qué vas a hacer? Simple, agregue su producto al carrito y pague con bitcoin como su método de pago preferido. Tras esto, su transacción entrará en la cola de verificación junto a otras entradas esperando ser verificadas y se agregará al siguiente bloque. Este último bloque sigue tomando entradas hasta que se llena, estando cada nuevo bloque limitado a un almacenamiento de hasta 1 MB de datos.

La formación de un bloque y la verificación de las transacciones dentro conlleva una recompensa para el minero. Después de todo, usan sus recursos para resolver problemas matemáticos complejos para llevar su transacción a la cadena de bloques (blockchain). Este «problema matemático complejo» se refiere a encontrar un número hexadecimal de 64 dígitos, llamado hash. El incentivo para el minero, por lo general, se paga en la propia criptomoneda generada. Pero no a todos los mineros se les paga. Solo el primero en dar con el hash correcto recibe la recompensa. El resto únicamente recibe la factura de la electricidad. El proceso es arriesgado y ocasionalmente fructífero y puede ser una pérdida de tiempo y dinero si no tiene un ordenador potente a su disposición.

Si bien tenemos una descripción general del proceso de criptominería, es hora de descubrir algunos detalles técnicos ocultos. Aunque, primero debemos comprender la base de la seguridad del blockchain: el hash.

¿Qué es un hash criptográfico?

Como se mencionó antes, se debe encontrar el hash para poder completar un bloque de transacciones. Por lo que se le puede considerar la clave para finalizar la creación de un bloque de blockchain. Cada bloque tiene un hash único asociado y siempre es un número de 64 dígitos, sin importar los datos de la transacción.

Un ejemplo de hash podría ser el siguiente código alfanumérico:

00000000000000000004b79b7874718f022311e5194547644b119d30220ca18f

Cualquier alteración de una sola transacción generará un hash diferente. Por lo tanto, las transacciones una vez registradas son a prueba de manipulaciones. Además, el hash de cada bloque está relacionado con el hash de su bloque predecesor. Esto se suma a la inmutabilidad de la cadena de bloques.

Adicionalmente, cualquier esfuerzo por cambiar algo en un solo bloque alterará los valores de cada hash de todos los bloques posteriores creando una bifurcación, una cadena de bloques diferente, comenzando desde ese punto exacto de cambio. Según la longitud de la cadena, puede requerir una enorme potencia informática. Este proceso es tan tedioso (y costoso) que al final puede volverse inútil obtener algo de él.

Aunque no todas las bifurcaciones son iniciadas por malas prácticas, también pueden producirse, aunque en menor medida, por el propio sistema y pueden verse como actualizaciones. Por ejemplo, el London Hard Fork en Ethereum, que ocurrió el 05-ago-2021 a las 12:33:42 PM +UTC desde el bloque no. 12.965.000 fue una bifurcación causada por el sistema.

Este robusto proceso de asegurar las transacciones de la cadena de bloques con hashes se denomina criptografía.

¿Cómo encuentran los mineros criptográficos el hash objetivo?

El hash de destino es un valor numérico decidido por la red cada 2016 bloques. El objetivo es mantener la dificultad de minería de modo que se extraiga un bloque cada 10 minutos en promedio.

Es el valor al que se dirige un encabezado de bloque hash.

Los encabezados de bloque son cadenas de datos de 80 bytes que actúan como ID de bloques individuales. Contienen información específica de un bloque como el número de versión de bitcoin, el hash del bloque anterior, la marca de tiempo, etc. Por lo tanto, el proceso de minería no es más que ejecutar algoritmos (algoritmo hash SHA-256 para la minería de bitcoin) para reducir los encabezados de los bloques a un valor inferior al objetivo. Y el primero en hacerlo gana la recompensa del bloque, es como ganar la lotería.

En 2009, la minería era fácil y podías minar con tu ordenador personal. Curiosamente, a medida que Bitcoin ganó popularidad, su valor aumentó y más personas se lanzaron a la minería de manera profesional. Esto aumentó la dificultad de la minería y, en la actualidad, se necesitan máquinas dedicadas con alta capacidad de procesamiento para obtener blockchain.

¿Cómo se regula legalmente la minería de criptomonedas? ¿Es legal?

Sí, la minería de monedas virtuales en España es legal, aunque aún no existe una legislación específica definida para esta actividad.

¿Qué tener en cuenta a la hora de declarar tus criptomonedas?

Según la ley, todas las actividades económicas que se lleven a cabo en territorio español por personas físicas o jurídicas están sujetas, por regla general, al Impuesto sobre Actividades Económicas (IAE), independientemente del sector económico y de las ganancias obtenidas. Por ello, como regla general, si has decidido dedicarte a minar criptomonedas, lo primero que deberás hacer para cumplir con la fiscalidad de criptomonedas, es presentarte ante Hacienda como minero de criptodivisas especificando la actividad desempeñada.

Deja una respuesta