Globalización: no hay mal que por bien no venga

Por: Ricardo Evangelista, CEO ActivTrades S.A.

Desde la crisis financiera de 2008, la idea de que la globalización está condenada ganó terreno en algunos círculos, alimentada por el auge de los movimientos nacionalistas, las guerras comerciales, la pandemia de COVID y, más recientemente, la guerra en Ucrania. Los flujos de capital libres y el comercio de fronteras abiertas, que caracterizaron a la economía global durante las últimas cuatro décadas, enfrentan actualmente una seria reacción negativa.

La optimización del mercado está dando paso a preocupaciones de seguridad, ya que varios estados toman medidas para repatriar cadenas de suministro o priorizar negocios con socios de ideas afines, en lugar de adoptar una estrategia comercial políticamente neutral. En principio, este tipo de políticas no están mal, pero hay que aplicar el sentido común para no ir demasiado lejos.

Es fácil perder la perspectiva en medio del ruido generado por eventos como el Brexit, la elección de Donald Trump a la presidencia de los EE. UU. o la guerra en curso en Ucrania, y cómo esta última expuso la dependencia de Occidente del gas y el petróleo rusos. Sin embargo, un análisis objetivo de los datos de los últimos 40 años revela que la pobreza extrema a nivel mundial se redujo del 42 % en 1981 al 8,6 % en 2018. En gran parte, ese cambio fue impulsado por la globalización.

Las economías interconectadas e interdependientes ofrecen una mayor diversidad, en una dinámica que impulsa la competencia y conduce a una mayor eficiencia.

Esto es lo contrario de lo que sucede cuando los mercados se cierran en sí mismos. La autosuficiencia absoluta puede sonar como una buena idea para algunos, pero en la práctica limita las opciones, lo que puede conducir a la autocomplacencia, el nepotismo, la corrupción y la pobreza para grandes segmentos de la población.

Otro tema que los detractores de la globalización suelen poner sobre la mesa es el aumento de la desigualdad registrado en las últimas cuatro décadas, un fenómeno que está detrás del auge de los movimientos populistas en todo el mundo, que prometen soluciones simples para problemas complejos.

Si bien es innegable que el uno por ciento de los que más ganan, desde 1980, ha aumentado su participación en la riqueza, mientras que la del 50 por ciento más pobre ha disminuido, esto no es necesariamente un subproducto de la globalización. La redistribución justa de la riqueza, o la ausencia de ella, es el verdadero problema. Las autoridades fiscales hasta ahora no han logrado crear mecanismos para compensar las inequidades exacerbadas por la circulación transfronteriza de bienes y capitales, en lo que se refiere a la distribución del ingreso generado por estos flujos. Este problema puede mitigarse mediante la implementación de regímenes tributarios más justos y eficientes, así como una legislación que conduzca a una mayor transparencia financiera.

La economía global necesita un replanteamiento. La búsqueda ciega de ganancias debe ser controlada por una mayor responsabilidad estatal y corporativa. Los acuerdos comerciales deben considerar criterios de gobernanza y sostenibilidad. Hacer la vista gorda ante tales preocupaciones, siempre que el precio sea correcto, a menudo conduce a resultados no deseados. Las ventajas a corto plazo de buscar un contrato rentable con una autocracia no compensan los riesgos. Alemania ciertamente lamenta haber apostado su seguridad energética a largo plazo a la dependencia del gas natural ruso.

Claramente, la globalización de los últimos 40 años vino con efectos secundarios indeseables. Sin embargo, sería un error deshacerlo por completo.

No debemos tirar al bebé con el agua del baño. En cambio, ahora es el momento de pensar una vez más en la cadena de suministro y los mercados de capitales del mundo, y diseñar un nuevo orden global; uno que se esfuerza por eliminar la dependencia de socios poco confiables y estimula la adopción de valores positivos, como la equidad y el respeto por los derechos humanos, la sostenibilidad y la transparencia financiera.